martes, diciembre 12, 2006

Son aguas estancadas
las voces de otros,
incluso las de quienes
me ofrecen su afecto impecune.
Entre ellas mis palabras
apenas se calzan sandalias de plata,
sino pesadas botas de cuero
que sacudo, llenas de lodo y nieve,
sobre sus juicios banales.

4 comentarios:

nán dijo...

vaya foto, Pablo. ¡Qué mar! Como si fuera en la Luna.

Pablo dijo...

Y nosotros, astronautas.

Una dijo...

Suggestion:

Why don't you take off your heavy boots, keep them away in your wardrobe and start wearing nice and noisy flip-flops?

You'd be more comfortable. Sure.

Pablo dijo...

Flip-flop, flip-flop, flip-flop... (suena, alejándome).