domingo, abril 14, 2019

Hacía mucho tiempo que no me gustaba tanto un libro.
Tanto.
Soy un lector terrible, ese tipo de lector perezoso y cruel que no desearía para mis propias novelas. Sospecho de cualquier estrategia, desconfío de las carreras literarias, no siento ningún entusiasmo por la aparición de nuevos autores, esas nuevas voces del panorama blablablá.
Pero esta Vozdevieja de la escritora Elisa Victoria me ha derrotado.
Herida definitiva.
Y no porque sea "fresca, natural, espontánea y perversa", ese tipo de adjetivos que suelen volcarse sobre los escritores imprecisos, como si fueran anuncios de perfumes.
No es por nada de eso.
Sino por la capacidad de entrar dentro de la mente de un niño, una niña, por el desdoblamiento de la voz, que reconstruye un presente narrativo perfecto y muy complejo, y por la piedad, el humanismo, la compasión, la indefensión, el miedo de cuando tienes nueve años y el mundo es una sombra rara, y sin embargo quieres comértelo a bocados.
La publica Blackie Books y me temo que en estos años de bulimia editorial pasará desapercibida. 
Yo la tengo en un altarcito, quiero leerla diez veces y aprender de ella.


Imagen relacionada

No hay comentarios: