viernes, mayo 01, 2015

Ha cambiado el viento a las ocho, desde la terraza huele a mar y pesca; aun sin mirar los pronósticos sé que mañana se deslizará una ola suave sobre el rompiente. Es hermoso saberlo. Hermoso como un pequeño poema japonés; no, más hermoso que el poema, porque el poema es mentira y esto es cierto, el poema es literatura y esto es mecánica e hidráulica, ingeniería invisible, ausente de literatura.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

También a estas latitudes han llegado por la tarde los pliegues suaves que estábamos esperando, pero ya todo vuelve a estar masificado así que mañana cruzaremos otra vez la muga en busca de la soledad de las playas del norte, bendita hidraúlica.
I.

Eduardo Flores dijo...

http://acaboleer.blogspot.com.es/2015/04/democracia.html?m=1

Eduardo Flores dijo...

http://acaboleer.blogspot.com.es/2015/04/democracia.html?m=1

Pablo Gutiérrez dijo...

Gracias por el enlace. Y buenas olas al de arriba (el verano es nuestro invierno).