domingo, mayo 04, 2008



AUTOBIOGRAFÍA

Como el náufrago metódico que contase las olas que le bastan para morir;
y las contase, y las volviese a contar, para evitar errores,
hasta la última,
hasta aquella que tiene la estatura de un niño y le cubre la frente,
así he vivido yo con una vaga prudencia de caballo de cartón en el baño,
sabiendo que jamás me he equivocado en nada,
sino en las cosas que yo más quería.

Luis Rosales
Rimas (1951)

2 comentarios:

carmen moreno dijo...

Qué grandes Rosales y tú!

Pablo dijo...

Rosales: descubrimiento de hace nada, compañera, ahora que ando quitándome prejuicios. Reconozco que aún lo miro con mala cara, qué quieres, estaré yo muy ideologizado o lo que sea... pero este poema, justo éste... Justo.
Y la prudencia de caballo de cartón en el baño.